La legítima en España

1.- La libertad de testar y la legítima.

En principio, y salvo algunas excepciones (p.ej. algunos pueblos de Araba-Álava o en Navarra), en España no hay una libertad absoluta a la hora de designar a qué personas se quieren dejar los bienes y derechos para después de la muerte. Es decir, la ley impone al testador el deber de dejar a determinadas personas (llamados legitimarios) una parte de su patrimonio líquido, pero permitiéndole escoger la forma en que cumplirá ese deber (instituyéndole heredero, dejándole un legado o, incluso, anticiparle el importe de su legítima por medio de una donación).

Así se diferencia:

Legitimario:
familiar del fallecido al que la ley reserva una parte de los bienes o derechos.
Legítima:
parte de los bienes o derechos que se debe dejar a determinados parientes (hijos, padres, cónyuge,...). Puede ser en pleno dominio o en usufructo.

Los hermanos y sobrinos -dejando aparte derechos troncales de algunas zonas de España- no son legitimarios, de forma que la ley no obliga a dejarles algo en herencia.

2.- Mapa de derechos legitimarios de los hijos, según territorios.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

3.- La legítima en los diversos territorios en España.

Los legitimarios y la cuantía de la legítima es diferente según los territorios forales y resulta del siguiente cuadro:

Derecho común y foral
Aragón Cataluña Galicia
Navarra Mallorca y Menorca Ibiza y Formentera
Tierra de Ayala País Vasco Derecho común
Legitimarios Cuantía
Hijos y descendientes 2/3 partes del caudal deben dejarse a hijos o descendientes. De estos dos tercios uno, al menos, debe distribuirse por partes iguales entre los hijos y estirpes de premuertos.
Ascendentes (si no hay hijos ni otros descendientes) 1/2 salvo que concurran con el cónyuge viudo que será 1/3.
Cónyuge Usufructo de 1/3 si concurre con hijos o descendientes; 1/2 si concurre con padres o ascendentes; 2/3 si no concurre con descendientes ni ascendentes.


Un ejemplo típico: matrimonio con hijos casado en gananciales.

Un ejemplo típico en derecho común: matrimonio casado en régimen de gananciales habiendo fallecido un esposo dejando varios hijos:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

PRECIOS VIGENTES HASTA EL 31 DE MARZO DE 2017
OPTIMIZADO PARA IE 7 Ó SUPERIOR Y FIREFOX. RESOLUCIÓN RECOMENDADA 1024x768. ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 26 SEPTIEMBRE 2016
aherencias MARCA REGISTRADA Nº 2.945.034. REGISTRO GENERAL DE PROTECCIÓN DE DATOS Nº 2102940171.